La creencia de que para darle un toque distinto a nuestra casa debemos invertir una gran suma de dinero es falsa.

No mucha gente se plantea la posibilidad de darle un giro al ambiente de una habitación a través de lascortinas. La variedad de formas, colores, tejidos y texturas abre un campo tan inmenso que vale la pena reflexionar sobre lo que podemos hacer apostando por algo diferente.

Una de las maneras más sencillas de cambiar es no solo elegir una cortina distinta, sino también colgarla de una manera inusual. Por ejemplo, podemos escoger darle un toque dramático y con carácter colgándola de un lateral, de forma que conseguiremos un rincón con carácter propio. O podemos comprar una cortina muy larga, al menos el doble que la necesaria y colgarla de varios puntos del colgador, dejándola caer de un lateral.